Saltar al contingut
Depredadors. Vitrina Planeta Vida. Foto de DISEZambrano/museuciencies

Área Científica Colecciones

Colecciones zoológicas

Vertebrados

La Colección de Vertebrados del Museo engloba no sólo a este grupo, que representa el 99% de la colección, sino también a otros taxones de los cordados.

El fílum de los cordados que agrupa a todos los animales que poseen un tubo neural (cuerda) que les recorre la parte dorsal en alguna de las fases vitales. En muchos cordados este tubo está protegido por una columna ósea, la columna vertebral. Por esta razón, los cordados engloban a los vertebrados y varios grupos de animales marinos que poseen cuerda neural.

La colección de cordados del Museo contiene actualmente más de 34.000 especímenes, de los que menos de un 2 % se encuentran habitualmente expuestos. El ejemplar de mayor tamaño es, sin duda, el esqueleto montado de rorcual común que preside el techo del vestíbulo del Museo en el Fórum, mientras que el más pequeño es posiblemente algún ejemplar del grupo de las musarañas o de las ranas.

Colleccio_Cordats_csv

Los especímenes más antiguos provienen de la época de la fundación del Museo Martorell. Durante el periodo de la Junta de Ciencias Naturales (1893-1940), el Museo recibió muchas donaciones, efectuó compras, recolectó activamente y, por consiguiente, se creó una buena colección de vertebrados. En las últimas décadas, los ingresos provienen de la recolección pasiva realizada por naturalistas y también de la llegada al Museo de las bajas de los centros de recuperación de fauna de Cataluña y del Parc Zoològic de Barcelona. También se reciben donaciones de particulares, de algunos centros docentes o de otros museos. La política de crecimiento de la colección tiene por objeto la obtención de series completas de material de diferentes tipologías de cada especie de fauna autóctona. Los criterios de selección de los ejemplares que ingresan definitivamente en la colección son, por una parte, el nivel de documentación que los acompaña y, por otra, su estado de conservación.

Los vertebrados de la colección se utilizan con finalidad científica para estudios de biología, paleontología y medicina desarrollados por investigadores españoles y extranjeros. Además, una parte de ellos se muestra en las exposiciones del Museo y en las de otros museos de ciencias. También son utilizados en actividades educativas propias y externas.

This slideshow requires JavaScript.

  • Fondo de la colección
  • Preparación y conservación

TXT

  • Condrictios o peces cartilaginosos

    La colección de condrictios (tiburones y rayas) consta de ejemplares conservados en alcohol pertenecientes básicamente a la fauna autóctona. Los grupos mejor representados son los carcariniformes, escualiformes y rayiformes.

  • Actinopterigios o peces óseos

    Los actinopterigios o peces óseos se conservan enteros en alcohol. Los grupos mejor representados son los perciformes, gasterosteiformes, gadiformes, escorpaeniformes y cipriniformes. La mayoría de los ejemplares provienen de las costas del Mediterráneo Occidental, aunque destacan algunos lotes de especies exóticas procedentes de la costa atlántica africana, Bolivia y México. Los especímenes expuestos se encuentran naturalizados y en algún caso se han efectuado réplicas.

  • Anfibios

    La colección de anfibios consta de ejemplares conservados en alcohol pertenecientes básicamente a la fauna autóctona. Está formada en proporciones similares por anuros (ranas y sapos) y caudados (salamandras y tritones). Provienen básicamente de Cataluña y Aragón.

  • Reptiles

    La colección de reptiles consta de ejemplares conservados en alcohol pertenecientes básicamente a la fauna autóctona. Predominan las serpientes y los lagartos y, en menor proporción, tortugas y cocodrilos. Provienen básicamente de Cataluña, Baleares y Aragón. La mayor parte de la fauna exótica proviene de América del Sur (en particular Colombia y Venezuela), Marruecos y Guinea Ecuatorial. Muchos ejemplares están conservados en alcohol, aunque en los últimos años se han naturalizado varias especies y se han montado algunos esqueletos.

  • Aves

    Las aves conforman la colección más numerosa de vertebrados puesto que superan los 12.000 especímenes. Más de la mitad de los ejemplares corresponden a especies autóctonas, aunque destacan algunos lotes de especies exóticas procedentes de Ecuador, Guinea Ecuatorial, Marruecos y Vietnam. La larga tradición del Museo en el estudio de las aves y que estas constituyan un grupo atractivo para los naturalistas ha dado lugar a una elevada representación de las especies de aves en la colección, de las que se conserva una variada tipología de material: ejemplares naturalizados, pieles de estudio, esqueletos desarticulados, esqueletos montados, alas extendidas, plumas, nidos y huevos.

  • Mamíferos

    La colección de mamíferos es, en gran parte, una colección de estudio, es decir, de pieles y esqueletos desarticulados. El grupo más numeroso es el de los roedores. También destacan los artiodáctilos, carnívoros y primates. La mitad de los mamíferos de la colección corresponden a recolecciones efectuadas en la península Ibérica. También destaca la colección de mamíferos de Guinea Ecuatorial y del resto de África en general. El 50% de de los ejemplares han ingresado en los últimos 15 años.

Para preservar ejemplares zoológicos es necesario que estos o las partes que los constituyen sean tratados de tal manera que se detenga definitivamente la degradación que sufre la materia orgánica muerta. El Museo dispone de un laboratorio-taller donde se preparan los animales que serán conservados enteros en líquido conservante y aquellos de los que se conservará únicamente una parte de la forma más adecuada: piel de estudio, esqueleto desarticulado, ala extendida, muestra de tejido… Según las necesidades del Museo y el tipo de material que llega al mismo, también se naturalizan algunos ejemplares y se montan esqueletos de vertebrados. Descubre cómo se realiza la naturalización de un jaguar.

Cuando los ejemplares ya están preparados, se guardan en almacenes donde permanecen hasta que tengan que utilizarse para una investigación o una acción de divulgación. La conservación preventiva en el Castell dels Tres Dragons se basa en la prevención de posibles ataques por plagas de insectos, así como en la aplicación de mecanismos que permitan mantener unas condiciones ambientales estables y adecuadas del material. Algunos especímenes de vertebrados son restaurados para recuperar su estado de conservación y también, en algunos casos, mejorar su calidad estética.