Saltar al contingut
Vitrina de minerals a l'exposció Planeta Vida

Área Científica Colecciones

Colecciones geológicas

Mineralógicas

La colección de mineralogía es una de las más completas de España y conserva cerca de 25.000 ejemplares.

Creada a partir de las colecciones de Manuel Martorell y de los ejemplares de la Exposición Universal de 1888, se ha ido enriqueciendo con una serie de colecciones de mayor o menor importancia, entre las que destacan las de Lluís Marià Vidal, la de la Real Academia de Ciencias de Barcelona y la de Baltasar Serradell.

La última gran aportación, la colección Josep Cervelló Bach, de unos 3.000 ejemplares, fue adquirida en el año 1979 e incrementó considerablemente el valor del fondo con algunos de los ejemplares actualmente más representativos de la institución.

En los últimos años ha incorporado la colección Bagué-Serrano, de gemas de la península Ibérica, y la colección Gavilán de sistemática mineralógica y, muy recientemente (octubre de 2014), la colección Masoliver de micromontajes..

La colección-laboratorio de micromontajes ha ido adquiriendo especial importancia, tanto en número de ejemplares como en representatividad sistemática y geográfica.

Para la clasificación de la colección general se sigue la sistemática de Nickel-Strunz (2002), mientras que para la colección de micromontajes esta se simultanea con la sistemática de Weiss, mucho más dinámica y actualizada constantemente.

  • Fondo de la colección
  • Fuentes de ingreso
  • Colección general

    La colección general, constituida por cerca de 16.000 ejemplares, incluye la reserva y la exposición y pretende ser un amplio muestrario de la mineralogía, tanto con fines expositivos (sistemático, cristalográfico, geográfico, temático, etcétera) como educativos. Esta colección incluye los ejemplares más representativos y conocidos de la institución.

  • Colección-laboratorio de micromontajes

    Constituida por cerca de 2.400 unidades de registro a las que se sumarán los cerca de 7.000 de la donación Masoliver. Los micromontajes son la base para el trabajo en geodiversidad mineral puesto que permiten trabajar con un gran número de especies, yacimientos y un repertorio sistemático muy amplio para cada yacimiento, con lo que un espacio reducido puede congregar una gran cantidad de información mineralógica.

  • Colección Cervelló

    En el año 1979, el Ajuntament de Barcelona adquirió la colección mineralógica de Josep Cervelló Bach. Cervelló, un fabricante de Barcelona, había reunido más de 3.000 ejemplares mineralógicos, muchos de ellos de gran calidad. No quiso que la colección, fruto de muchos años de labor, se disgregase tras su fallecimiento, por lo que se la ofreció al Museo, al que estaba muy ligado (tuvo el nombramiento de Conservador Honorario) y que la acogió.

    Muchos de los minerales de la colección Cervelló proceden de yacimientos clásicos de la península Ibérica, tanto Cataluña (calcita cobaltífera de Peramea, galena de Bellmunt) como del resto del Estado (scheelita de Estepona, varias piromorfitas de El Horcajo, etc.). Pero también están bien representados los yacimientos más característicos de todo el mundo: amazonita de Colorado, plata y cobre nativos de Michigan, oro nativo de California, diamantes de Kimberley, rodocrositas de Capillitas (Argentina) y Colorado, azufre nativo de Sicilia, etc.

  • Colecciones históricas

    La mayor parte de colecciones hasta la primera mitad del siglo XX son misceláneas, es decir, están integradas por elementos de varias áreas de las ciencias naturales. Entre las colecciones entradas hasta esta época hay que destacar la de Lluís Marià Vidal y la procedente de la Real Academia.

    • La colección Vidal, registrada en el año 1922, con una parte principal dedicada a la paleontología, incluye una serie de ejemplares mineralógicos que, sin ser siempre especialmente espectaculares, son de excepcional interés documental, sobre todo los que provienen de yacimientos de Cataluña. Además, algunos minerales son extraordinarios tanto en el aspecto mencionado como estéticamente y forman parte del conjunto de registros que se consideran iconos del Museo.
    • La colección de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona se registró posteriormente, en el año 1930. Es menos rica en representación de yacimientos clásicos españoles pero contiene un gran número de ejemplares que han contribuido a su amplio conocimiento.
    • Otras colecciones importantes que enriquecieron el fondo museístico en las primeras etapas de la institución son las de Baltasar Serradell, la del Colegio Antiga y la de Joan Rosals.
  • Colecciones modernas

    En los últimos años, el Museo ha enriquecido sus fondos con dos colecciones considerables:

    • Colección Bagué-Serrano (gemas de la península Ibérica), constituida por gemas labradas, cabujonadas o facetadas de localidades mineralógicas clásicas de la Península.
    • Colección Gavilán, compuesta por minerales de localidades modernas, con un considerable contenido en sulfuros y sulfosales poco común.
    • Recientemente se ha acogido la colección didáctica de Lynn Margulis, conocida ecóloga y desarrolladora de la teoría Gaia.
    • Colección Masoliver de micromontajes, ya mencionada, entrada en octubre de 2014.

En la actualidad la aportación más importante de ejemplares proviene de las donaciones de colaboradores y particulares. Este tipo de aportación permite sobre todo enriquecer el fondo documental y patrimonial de mineralogía catalana y española.