Saltar al contingut

Área Científica Colecciones

Colecciones geológicas

Petrológicas

La colección petrológica del Museo está formada por ejemplares de rocas variadas de diferentes procedencias (más de 16.000 registros), una colección de láminas delgadas para el estudio de las rocas al microscopio polarizante (más de 4.000 preparaciones) y una colección de 33 grandes bloques pétreos expuesta en el exterior del Museu Martorell (antiguo Museu de Geología). Dentro de la colección de rocas se ha creado una subcolección de arenas que contiene aproximadamente 250 ejemplares.

El origen de la colección se remonta a los inicios del propio Museo (finales del siglo XIX) y ha seguido ampliándose hasta nuestros días como resultado del trabajo de campo de la sección de petrología y de las donaciones de instituciones y personal externo al centro.

  • Fondo de la colección
  • Fuentes de ingreso
  • Preparación y conservación

En la colección de petrología encontramos representados la mayor parte de tipos de rocas conocidas e incluye una buena muestra de: rocas plutónicas y volcánicas con las diferentes variedades ácidas y básicas; rocas metamórficas (con diferente grado de metamorfismo) y rocas sedimentarias (carbonáticas, siliciclásticas, evaporíticas, carbones, bauxitas…). Las colecciones cubren un amplio sector geográfico que comprende Cataluña (Pirineos, Depresión Central, Cordillera Prelitoral, etc.) y todo el Estado español, Europa y zonas específicas de América, África y Australia, donde se realizaron varias expediciones durante la década de los sesenta para recolectar rocas básicas y ultrabásicas de los escudos precámbricos.

  • Colección Antiga

    Colección adquirida el 30 de abril de 1988 a Pere Antiga i Sunyer que constaba de 100 rocas. Hoy en día quedan 37 rocas (de unas dimensiones semejantes) y 13 láminas delgadas de la colección. La localidad de origen del material está muy bien documentada. La mayoría de las muestras son de Francia pero también hay rocas alemanas y de la República Checa. Por lo que respecta al origen geológico, la mayoría son rocas de tipo ígneo.

  • Colección de Grandes Bloques

    La colección de Grandes Bloques se inició en el año 1905 por iniciativa de Norbert Font i Sagué (1873-1910). Estaba formada por 133 grandes bloques de roca instalados en el parque de la Ciutadella, en el exterior del Museu Martorell. Los ejemplares provenían de las canteras más importantes de Cataluña. La colección se destruyó en el año 1929, pero el Museo  conserva una muestra reducida de cada ejemplar. Durante la década de 1940, la colección se reconstruyó con 32 bloques gracias a la intervención de algunos naturalistas catalanes. En el año 2003, el Departamento de Arquitectura, Sector de Urbanismo del Ajuntament de Barcelona, se encargó de la restauración de la colección y la renovación de los rótulos explicativos. La colección que se expone actualmente está formada por 33 bloques de rocas de grandes dimensiones adosados a la fachada principal del Museu Martorell, además de varias columnas prismáticas de basalto situadas en los laterales del vestíbulo exterior, tal como estaban originalmente.

  • Colección Minera

    Es la colección proveniente de la exposición inaugurada en 1904 sobre “Minería y trabajos hidráulicos de Cataluña e islas Baleares, cono un anexo de carácter internacional para máquinas y material aplicable a las industrias minera, metalúrgica, hidráulica y eléctrica”. Fue organizada por el Fomento del Trabajo Nacional para dar a conocer la riqueza minera de Cataluña y de las islas Baleares. El material ingresó en el Museo en 1905 (Gómez-Alba, 2001). La colección de petrología tiene inventariados 32 ejemplares, todos ellos situados en España. Consta de 22 rocas sedimentarias y 10 ígneas.

  • Colección Rosals

    En 1917 ingresó en el Museo una colección de moluscos, geología y paleontología donada por Joan Rosals i Corretjer. Actualmente la colección de petrología conserva 101 ejemplares de rocas de esta colección. Predominan las muestras de Cataluña y del resto de España. También hay ejemplares de Alemania y Francia que son en su gran mayoría rocas ígneas. Dentro de las muestras catalanas dominan los pórfidos, las margas y las cornubianitas.

  • Colección Vidal

    Dentro de la numerosa colección geológica y paleontológica que Lluís Marià Vidal i Carreras donó a la Junta de Ciencias Naturales, depositada en el Museu Martorell en 1922, tenemos inventariados 235 ejemplares. Todas las muestras son de Cataluña, mayoritariamente de Lleida i Girona. Destaca la alta presencia de muestras de Vall d’Aran y de las dos comarcas del Pallars. Litológicamente predominan las rocas orgánicas (53 ejemplares), los granitos, los mármoles y las filitas.

  • Colección RACAB

    El Museo es depositario, desde 1925, de una parte de la colección procedente de Real Academia de las Ciencias y las Artes de Barcelona. La colección de petrología, con 1.143 ejemplares inventariados, consta de ejemplares de todo el mundo. Como es de esperar, por proximidad predominan las muestras localizadas en Europa (aproximadamente 900 ejemplares) y, más concretamente, las situadas en España (524 ejemplares). Dentro de España, las muestras de Cataluña suponen casi la mitad de los ejemplares. Esta colección fue creada por recolectores ilustres como Jaume Almera i Comas (rocas predominantemente de Francia), Artur Bofill i Poch (rocas metamórficas de Barcelona), Ramón de Bolòs i Saderra (rocas volcánicas), Eduard Fontserè i Riba (rocas varias de toda España), Carles de Gimbernat (mayoritariamente rocas volcánicas y de Italia), Antoni Llobet i Vall-Llosera (rocas de Europa –con una representación destacada de las de Francia y España–, América y África) y Joan Artur Maliban i Autet (rocas volcánicas de Canarias). Desde el punto de vista litológico destacan las rocas de origen volcánico (343 ejemplares) con una colección amplia de rocas de la Garrotxa y con la colección de medallas de lava acuñadas por Carles de Gimbernat con lava del Vesubio. También es importante la colección de carbones con 142 ejemplares.

     

  • Colección de Lámina Delgada

    Para complementar la documentación y la investigación se realiza, paralelamente a la colección de rocas, la colección de lámina delgada. Esta colección, con 4.197 ejemplares, puede dividirse en dos: la de lámina delgada antigua, que va aproximadamente desde 1900 a 1950, y la de la lámina delgada nueva, a partir de 1950. Engloba muchas colecciones y donantes y la procedencia y litología de las preparaciones es muy diversa. Destacan la donación de Gonzalo Moragas, la de mayor tamaño, con 1.300 preparaciones, y la donación de Norbert Font i Sagué, que es la más particular. Desde 1998 a 2004, cuando funcionaba el laboratorio de Lámina Delgada del Museo, la colección se enriqueció con múltiples nuevas preparaciones.

Las tres principales fuentes de ingreso que amplían día a día la colección petrológica del Museo son:

  • Las aportaciones procedentes de la recolección de los conservadores responsables, ya sea a través de muestras de campo recolectadas para proyectos de investigación o de la recolección dirigida a llenar los vacíos geológico-geográficos de la colección.
  • Las donaciones por parte de instituciones y personas ajenas al Museo. Cualquier donación tiene que disponer de un mínimo de información para que sea aceptada por el Museo. Habitualmente, la donación de una colección petrológica va asociada a la de una mineralógica. Personajes ilustres como Jaume Almera, Marià Faura, Pius Font, Gonzalo Moragas, Joan Rosals, Baltasar Serradell y Lluís Marià Vidal, efectuaron donaciones al Museo.
  • La colección también reúne muestras fruto de la realización de tesis doctorales, proyectos de final de carrera o proyectos de investigación. Todo este material bien documentado y con publicaciones asociadas tiene la oportunidad de estar abierto a la consulta y conservarse en unas condiciones apropiadas.

 

 

 

Aunque en general la colección de petrología no requiere ninguna conservación especial, se ha iniciado un proceso de adecuación de la misma que consiste en la limpieza y acondicionamiento de las muestras y en la protección de la información asociada. Esta acción garantiza una mejor conservación y consulta del material. Hay que hacer mención especial de las rocas salinas, que en algunos casos deberán prepararse con una capa protectora y mantenerse aisladas de la humedad en vitrinas o botes especiales.

Por otra parte, se realizan láminas delgadas de las muestras, es decir secciones de las rocas de unas 30 micras de grosor, con el objetivo de estudiarlas mediante un microscopio de polarización y darles una clasificación fiable. Uno de los proyectos en el punto de mira de esta sección, que se desarrollará junto con la sección de paleontología, es la reactivación del laboratorio de preparación de lámina delgada.