Saltar al contingut
Panoràmica del Jardí Botànic de Barcelona

Visítanos El Jardí Botànic

Áreas del Jardí

El Jardí Botànic quiere mostrar la gran similitud de los paisajes californianos, chilenos, sudafricanos y australianos con los de la cuenca mediterránea mediante una amplia representación de especies vegetales de clima mediterráneo.

Siguiendo el itinerario principal o adentrándose por la caprichosa red de caminos se descubren las plantas más características de los principales paisajes vegetales mediterráneos. Una observación cuidadosa permite comprobar las similitudes y diferencias que presentan y, al mismo tiempo, descubrir algunos rasgos morfológicos comunes a muchas plantas adaptadas al clima mediterráneo. Cualquier época del año es buena para visitar el Jardí, pero su vegetación responde a las condiciones marcadas por los ciclos estacionales.

En verano ofrece una imagen general de aridez y sequedad. Sólo los árboles con raíces profundas pueden disponer del agua que les permite proseguir su actividad. Los pequeños arbustos y las numerosísimas matas, dominantes en las regiones mediterráneas, se desprenden de ramas y hojas para reducir las pérdidas de agua. La actividad se reanuda únicamente tras las primeras lluvias del otoño. Entonces despiertan numerosas bulbosas, germinan las plantas anuales y, de muchas plantas arbustivas brotan nuevas hojas que les permitirán aprovechar las lluvias del invierno. La vegetación conforma un paisaje más verde y vigoroso. El invierno suele ser un período de reposo para las partes aéreas de las plantas debido a las bajas temperaturas, mientras que bajo tierra crecen las raíces esperando la llegada de las lluvias de la primavera. En esta última estación florecen la mayor parte de plantas mediterráneas. El Jardí se convierte entonces en un espectáculo de colores que, además, invita a los animales a acercarse a las plantas y a polinizarlas.

Más información